El origen del virus sigue en la oscuridad