Accede sin límites desde 55 €/año

Suscríbete  o  Inicia sesión

1839-1842: el comerciante, el mandarín y el opio

Por un lado, tenemos a Lin Zexu, alto funcionario del Estado más poderoso del planeta. Por otro, a William Jardine, traficante de opio y lobista. El choque de los dos titanes tuvo lugar a mediados del siglo XIX. Aún hoy resuena su eco

Comparte
Pertenece a la revista
Mayo 2023 / 113
Ilustración Perico Pastor

Ilustración Perico Pastor

Imaginemos un mandarín modélico, un alto funcionario chino incorruptible, y tendremos a Lin Zexu. Nacido en 1785 en Huguan (hoy Fuzhou, provincia de Fujian, en el sureste de China), este superdotado pasó holgadamente el concurso para acceder al alto funcionariado chino. Célebre por su virtud en un imperio gangrenado por la corrupción, el joven Lin goza de la total confianza del emperador Daoguang. 

Daoguang significa esplendor de la razón. Perteneciente a la octava dinastía de la familia manchú de los Qing, nacido en 1782, accedió al trono en 1821. Temerario en su...

Conoce las opciones de suscripción