Tiempo, tecnología ... y esta vida loca