Alternativas Económicas

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Puedes leer todavía 0 artículos gratis este mes.

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación
  • Publicaciones del autor

    Desde 2007, último año de bonanza económica en España, el índice de desarrollo humano de la ONU, que tiene en cuenta indicadores sobre salud,  bienestar material y educación, recula. Entre 2006 y 2011, solo 6 de 17 autonomías han mejorado, con Cantabria en cabeza. Baleares ha sufrido la peor evolución.

    Hundidos en la incertidumbre, encogidos por la falta de empleo, afectados por recortes en todos los frentes, conversando sobre un futuro descolorido. Una sombra de lo que fuimos. 

    El número 145 de la revista trimestral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) abre la edición con un artículo sobre el consumo de medios informativos y las actitudes hacia los inmigrantes, de Javier Álvarez Gálvez.

    La revista de la Secretaría Confederal de Mujer e Igualdad de Comisiones Obreras incluye, en el número 49, 31 páginas sobre mujeres y derechos laborales. 

    Alternativas Económicas cumple un año de vida. La revista ha consolidado una base social, pero tiene aún retos importantes.

    Trabajo para una cooperativa de telecomunicaciones en Inglaterra y, al margen de aportar mi granito de arena en el departamento de Comunicación —puedo considerarme periodista en el lado oscuro por pura supervivencia—, soy socia de la cooperativa porque soy cliente (...)

    La nueva fórmula de suscripción refuerza la apuesta informativa de la revista con la edición de dos extras al año en lugar de uno

    Director: Andreu Missé
    Redacción: Pere Rusiñol, Ariadna Trillas, Mariana Vilnitzky y Juan Pedro Velázquez-Gaztelu (Madrid)
    Edición gráfica y maquetación: Andrea Bosch

    Con la colaboración de: Eduardo Bravo, Jotaere, Andreu Navarro y Laura Pagés

    La ropa, el chocolate, el café, las verduras, las frutas... Un consumidor responsable dispone de muchas herramientas para saber si los productos que compra han respetado los derechos laborales y el medio ambiente.

    Si está de luto por el hundimiento del viejo mundo, salga a la calle: descubrirá un pujante mundo nuevo lleno de medios de comunicación, librerías, teatros y cines que ensayan vías al margen de la banca y de las grandes corporaciones.

    Ya no es necesario pasar por la banca tradicional para abrir una cuenta corriente,  contratar un seguro y conseguir financiación para impulsar una empresa. Y para comprar en el mercado social ni siquiera se necesitan euros.

    Ya es posible vivir en una vivienda pagando el equivalente a un alquiler social sin que puedan echar a quien reside allí, que la energía que consuma tenga origen verde y conectada a Internet a través de una cooperativa de consumo.

    Ni en todas las empresas manda el capital ni los planes empresariales de cierre tienen que acabar necesariamente con el trabajador en el Fogasa. Las cooperativas son otra forma de ver la empresa, más democrática y resistente a la crisis.

    Las opciones para la educación de niños de cero a tres años no tienen por qué reducirse a guarderías masificadas ni la gente mayor tiene por qué vivir en residencias privadas. Hay toda una vida de alternativas.

    La movilidad en las ciudades suele estar muy lastrada por los embotellamientos y la masificación del transporte público. La red pública de transporte en bicicleta llegó tarde a España, pero ha supuesto un alivio para miles de ciudadanos que han encontrado en muchas ciudades una forma alternativa de moverse sin esperas y de forma económica, aunque los precios han ido subiendo de forma progresiva para los usuarios.

    No es necesario comprar bicicletas para poder disfrutarlas. Ni siquiera de segunda mano. Algunas empresas de inserción social y asociaciones entusiastas ayudan a reconstruir bicicletas en mal estado y a reciclarlas para que puedan volver a ser utilizadas, a menudo gratis o a un precio simbólico. Incluso organizan cursos  en los que enseñan a construir una bicicleta desde cero, aunque ello ya requiere algo de tiempo y de habilidad.

    En las empresas mercantiles  manda el capital: quien aporta el dinero indica lo que se debe hacer y se lleva los beneficios. Pero existen también las empresas cooperativas, en las que el elemento central es el trabajo: todos los trabajadores socios tienen el mismo peso en las asambleas, con independencia del cargo que desempeñen y del capital aportado. Estas empresas de raíz democrática suelen resistir mejor  las crisis, y no son ninguna rareza: solo en España hay 17.000.

    Decenas de miles de empresas han cerrado con la crisis siguiendo un mismo guión, que concluye con los trabajadores en el Fogasa. A veces no hay otro remedio que ceñirse a este guión, pero en ocasiones sí hay posibilidades de una opción radicalmente distinta que raramente se pone sobre la mesa: la posibilidad de que los trabajadores se queden con la empresa. Desde 2008, al menos 75 compañías han sido recuperadas por sus trabajadores en España y reconvertidas en cooperativas.

    El alquiler del espacio de trabajo solía ser a veces un obstáculo insalvable para los nuevos profesionales, por el precio y por el compromiso de permanencia. La explosión del coworking —espacios compartidos de trabajo, con servicios comunes— ha supuesto una gran ayuda para nuevos proyectos. No solo por el precio mucho más ajustado —que también—, sino por la flexibilidad —el compromiso es mes a mes, o incluso día a día— y, sobre todo, el gran potencial para la creación de amplias redes profesionales.

    Detrás de muchas prendas chic que se exhiben en los escaparates de las grandes zonas comerciales hay mucho sudor de mano de obra semiesclava en los países pobres. Junto a las campañas para mejorar la transparencia de la producción y las condiciones de trabajo, han aflorado alternativas que aspiran a construir una “moda ética”, que sea mucho más respetuosa con todos los actores que participan en el proceso.

    Páginas