Indicadores

  • Es el nivel de las reservas de agua de que disponían los pantanos a finales de agosto. 

    El Grupo de los Siete (G7), que reúne a las mayores economías capitalistas del mundo y que en los tiempos del deshielo llegó a sumar a Rusia a sus reuniones, intenta liderar el mundo como si su peso no menguara. 

    La subida del precio de la vivienda en España durante el primer trimestre, el 8,5% con relación al mismo periodo de 2021 (el 10,1% en el caso de la vivienda nueva y el 8,2% en el caso de la de segunda mano), añade otro elemento de presión a la maltrecha economía de los hogares, castigada por la inflación y con la capacidad adqusitiva prácticamente estancada en dos décadas.

    El coto a la temporalidad que persigue la última reforma laboral se está traduciendo en un incremento significativo de la contratación indefinida. El nivel alcanzado en mayo alcanzó el récord de la serie histórica, con 730.427 contratos fijos.

    La inflación no solo no da tregua, sino que su escalada va más allá de lo esperado. El IPC experimentó en junio la mayor subida en 37 años, según el dato avanzado por el INE. Los carburantes tiran de los precios, pero también lo hacen los alimentos. Sin contar la energía ni los alimentos no elaborados, el aumento, inquietante, fue del 5,5%.

    El sector farmacéutico ha ido ganando relevancia: entre 1995 y 2019 creció a un ritmo de más del doble que la media de la industria manufacturera: el 5,6%, frente al 2,1% anual, medido en valor añadido bruto (VAB). Entonces llegó la pandemia, catastrófica para la mayoría de sectores, pero no para todos.

    Cuando estalló la crisis financiera, en 2008, el salario mínimo interprofesional (SMI) en España era de 600 euros. Tras subidas simbólicas que totalizaron 50 euros en ocho años, en 2017 inició una tendencia al alza, con un salto especialmente importante en 2019, del 22%. 

    Son los millones de euros con los que fue retribuido en 2021 el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez-Galán, el 8,2% más que en 2020. El ejecutivo, que en tono distendido llamó "tontos" a los consumidores acogidos a la tarifa regulada y luego se disculpó, cobró 6,26 millones en metálico; el resto, en acciones e instrumentos financieros.

    La crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia elevó  el gasto público total en la Unión Europea, que en 2020 aumentó en 6,6 puntos porcentuales, hasta alcanzar el 53,1% del PIB. En España, el incremento fue aún mayor, de 10 puntos, y se quedó a pocas décimas de la media de la UE. El gasto aumentó sobre todo en protección social, como muestra el gráfico.

    El rendimiento de la innovación ha mejorado el 12,5% en la Unión Europea desde 2014, según muestra el Cuadro de Indicadores de la Innovación Europea (EIS), que analiza de forma comparada los puntos fuertes y débiles en la materia de los distintos países. 

    Páginas