Fiebre y dinero por la formación digital