Autónomos: la empresa más frágil