Carmen Umbón

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación
  • Publicaciones del autor

    ¿Qué impacto tendrá el relevo en la Casa Blanca en la pugna entre Arabia Saudí e Irán por la hegemonía de la zona más conflictiva del planeta?

    La Constitución que redactará un órgano paritario de hombres y mujeres puede barrer, por fin, los restos de la dictadura de Pinochet.

    El pasado 7 de noviembre, el demócrata Joe Biden fue reconocido por los medios de comunicación como ganador en las elecciones presidenciales de EE UU, y este hecho abre una nueva etapa. Se ha entrado en un complejo y tenso traspaso de poderes que debe culminar el 20 de enero de 2021. El todavía inquilino de La Casa Blanca, Donald Trump, no está dispuesto a tirar la toalla. Muy al contrario, ya ha puesto en práctica un ambicioso plan de muchos millones de dólares para gestionar y cubrir los gastos de un ejército de abogados, investigadores, analistas y técnicos de numerosas especialidades que tratan de demostrar que ha habido fraude. Tiene hasta el 8 de diciembre para intentarlo.

    En el segundo debate entre los candidatos a la Presidencia de Estados Unidos, el republicano Donald Trump rebajó el jueves por la noche su agresividad hacia el demócrata Joe Biden y optó por unos modos más presidenciales. Pero ello no ha extinguido los temores que confirmó el primer debate: que Trump no está  dispuesto a aceptar un resultado en las urnas que no le sea favorable.

    Los tratos del presidente de EE UU con poderosos socios rusos se remontan a los años ochenta, pero la sospecha de que Putin lo maneja a través de ellos no ha sido probada.

    Este no es mi primer confinamiento. Hace cerca de 70 años estuve tres meses encerrada en casa para evitar la polio, que ya había contagiado a varias niñas de mi entorno. Fueron mis padres quienes decidieron aislarme porque el Gobierno franquista del momento nunca dio instrucciones ni adoptó medidas para proteger a la población de aquella terrible epidemia. A la falta de información oficial se sumó la precariedad médica de la época, la mala alimentación que el país había soportado desde la guerra y la ignorancia de la gente sobre unos males que se consideraban inevitables. Un castigo de Dios.