Agua

  • ¿Y si usáramos los nutrientes y el calor de las aguas negras? Casi el 12% del agua que se gasta en casa se vierte por el inodoro. Cada vez que se tira la cadena se arrojan entre 8 y 10 litros, o más según el tipo de retrete. Esta cantidad se puede reducir del 15% al 40%. O simplemente es posible no utilizar agua. Las opciones  son variadas, y van desde los orinales en seco hasta los inodoros de compostaje.

    ¿Cómo podemos ahorrar agua?  Si la usáramos adecuadamente, podríamos llegar a gastar el 75% menos. Se puede cambiar el modo en que la utilizamos en el cuarto de baño y la cocina, el aire acondicionado y el uso exterior, en el lavado de coches o patios.  Y es posible aplicar las mismas costumbres  cuando estamos fuera de casa.

    Un buen diseño del jardín, con plantas autóctonas que en teoría podrían vivir con el agua de lluvia, puede suponer no sólo gastar menos agua, sino que las plantas duren más, sean más resistentes y necesiten menos atención. Si hay que regarlas, es mejor el riego por goteo, y es posible acostumbrarlas a poca agua. Se puede ayudar con abono ecológico, compost, y un poco de trabajo manual para eliminar las hierbas.

    Los mares se quedan sin peces. La acuicultura, a pesar de que aparentemente es una buena solución a la sobre explotación del mar, puede ser todavía una solución peor, menos en el caso de los moluscos. Es mejor comprar en pescaderías que en supermercados o en lonjas. Algunos pescadores hacen servicio a domicilio de pescado fresco. El pescado puede contener mercurio y otros, y se recomienda con moderación.

    El agua embotellada no sólo genera residuos, sino que no es mejor para la salud. Hoy en  España se consumen cada año cerca de 18.000 millones de envases de un solo uso para agua, cervezas, zumos y refrescos, que representan 1.100.000 toneladas de plástico, brik, metales y vidrio. El agua de grifo es casi gratis y es también la mejor opción, además de los zumos naturales.

    Páginas