Ariadna Trillas

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Puedes leer todavía 0 artículos gratis este mes.

    Ex responsable de Economía de El País Catalunya y ex directora adjunta del diario Ara

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación
  • Publicaciones del autor

    La pandemia ha transformado la empresa cosmética de Àuria Grup en casi, casi una farmacéutica.

    Las empresas y las entidades de la economía social suelen salir reforzadas de las crisis. La pandemia pone ahora a prueba su flexibilidad y su capacidad de aguante. También da visibilidad a sus soluciones creativas y a su modo distinto de hacer negocios. 

    Las 81.507 personas que trabajan en la Corporación Mondragón, que se reparten en casi un centenar de sociedades cooperativas, aportan cada mes el 5% de su salario a un fondo para aquellas que en los malos tiempos sufran más. El fondo Ayuda al Empleo, cuyas aportaciones se incrementaron a partir de la crisis de 2008, asciende a 97 millones de euros. Y la pandemia dibuja un escenario de malos tiempos.

    La Asociación de Ciencias Ambientales pide indicadores que permitan actuar rápido en las crisis.

    Hacienda fía a un futuro comité de expertos la solución a la inequidad e ineficiencia del sistema fiscal.

    Turiel augura el fin del capitalismo ante el declive de los combustibles fósiles.

    La escalada de precios de la electricidad en el mercado mayorista que estamos viviendo en este inicio del año no se traducirá en una subida proporcional en el recibo de la luz, pero sí lo empujará inexorablemente al alza en plena ola de frío. Urge completar la reforma del sistema eléctrico y avanzar lo antes posible hacia un sistema eléctrico 100% renovable. 

    ¿Qué sucedería si un alto ejecutivo de uno de los gigantes tecnológicos del mundo de hoy, cuya capitalización bursátil supera de largo el PIB de Estados desarrollados como España, se sentara en La Moncloa y quisiera aplicar su programa de gobierno?

    En Escocia, tampones, compresas y copas menstruales serán gratuitas. En España, la rebaja del IVA del 10% al 4% sobre estos productos se aparca.

    Violar a las mujeres del bando enemigo, dejarlas embarazadas y obligarlas a parir. Poco o nada se habla del día después de esta arma de guerra. Pese a la firma de la paz, el infierno sigue si vives cerca de tus agresores, libres y sin ser juzgados. 

    "Cada vez es más difícil contestar a la pregunta: ¿Dónde trabajas?", escribe Albert Cañigueral en El trabajo ya no es lo que era. Se trata de un libro que se adentra en las transformaciones del mundo laboral de la mano de la tecnología, que reivindica la diversidad de modelos de trabajar (y de vida) existentes y que reclama una mirada pública, política y mediática, que reconozca e interiorice, guste o no guste, esa nueva realidad.

    Irati Mogollón (Lezo, Guipúzcoa, 1991) se implicó en el asociacionismo de pueblos y en el movimiento sindical estudiantil del País Vasco desde muy joven. Es doctora en Sociología y realizó el Máster de Estudios Feministas de Género. Desde 2007 investiga sobre alternativas colectivistas más allá del Estado, el mercado y la familia. Con la arquitecta Ana Fernández Cubero escribió Arquitecturas del cuidado (Icaria) tras un largo viaje por Europa.

    La necesidad urgente de perfiles digitales coexiste, en plena debacle, con oportunidades en educación, salud y cuidados. 

    Innovación para la salud.

    Industrial textil y benefactora social.

    Actriz y empresaria teatral.

    La primera empresaria del refino.

    Jurista, pensadora y activista social.

    La nueva ley que el Gobierno negocia con los agentes sociales tras el fallo del Supremo sobre Glovo irá más allá de los 'riders'. El reto es encajar el trabajo flexible y digital con la protección social.

    En España hay poco más de 40.000 trabajadoras sociales, según el Consejo General del Trabajo Social. Una mayoría aplastante de ellas son mujeres, que aparecen en lugares muy variados —centros sociosanitarios, colegios, tribunales, residencias de mayores, hospitales, centros de día, incluso universidades— pero siempre inmiscuidas en situaciones difíciles, donde el factor humano está de por medio.

    Páginas