Philippe Frémeaux

  • Editorialista de Alternatives Économiques y ex presidente de la cooperativa
  • Publicaciones del autor

    El 46% de los franceses que no ha tenido la suerte de salir de vacaciones tendrá al menos un consuelo: los veraneantes habituales en las costas del Canal de la Mancha y del Atlántico han comprobado este verano (...)

    No existen los milagros: no se puede disminuir los impuestos y las cargas de las empresas y, a la vez, reducir el déficit público sin practicar cortes claros en el gasto público, lo cual obligatoriamente causa impacto en la actividad y el empleo (...)

    El avance espectacular del Frente Nacional (FN) en las elecciones europeas tiene múltiples causas, pero la oferta de seguridad global hecha por Marine Le Pen no habría tenido tanto éxito si el resto de la clase política hubiera sido capaz de contraponerle una visión de futuro que devolviera confianza al país.

    ¿Es posible bajar las cotizaciones sociales de las empresas y reducir el déficit público a la vez que se reactivan el crecimiento y el empleo? Sí, responde el Gobierno francés. Pero, ¿realmente se lo cree? (...)

    Responsabilidad. ¿A qué se van a dedicar los 30.000 millones de euros del llamado pacto de responsabilidad en Francia? Finalmente, se va a seguir manteniendo el Crédito de Impuestos para la Competitividad y el Empleo (...)

    Benoît Hamon, ministro delegado francés de la Economía Social y Solidaria y del Consumo, no tiene fama de ser un paladín del liberalismo. Sin embargo, la ley del Consumo, que el Parlamento acaba de aprobar a iniciativa suya, (...)

    CADA VEZ MENOS. Al proponer una supresión progresiva de las cotizaciones patronales que financian los subsidios familiares de la Seguridad Social, es decir 35.000 millones de euros, François Hollande ha dado un nuevo paso en su “política de la oferta”. 

    CRECIMIENTO POTENCIAL. Nunca se desea tanto el crecimiento como cuando desaparece, sobre todo si para tener una renta hay que tener un empleo y este depende del nivel de actividad. Reflexionemos sobre este asunto utilizando un concepto de moda: el crecimiento potencial.

    Conformismo. En la Conferencia de Bretton Woods de 1944, Keynes defendió —sin éxito— que, lo mismo que se debía sancionar a los Estados con déficits excesivos, había que sancionar a los que tuvieran demasiados excedentes para evitar que graven sobre la actividad global al mantener una demanda interna insuficiente.

    El modo en que los economistas perciben la economía social y solidaria nos enseña muchas cosas sobre este sector, pero también sobre los límites de la ciencia económica.

    El presidente francés, François Hollande, puede aún cumplir su promesa de cerrar la central de Fessenheim durante su mandato. Pero esa decisión simbólica, si tiene lugar, será la excepción que confirma la regla: el Gobierno no tiene ninguna intención de desviarse de la línea pronuclear seguida por Francia (...)

    La economía colaborativa va viento en popa. ¿De qué se trata? De una serie de métodos que permiten acceder a determinados bienes sin tener que pasar por la casilla del mercado.  Hasta ahora, esas prácticas se daban fundamentalmente en el marco familiar, entre gente próxima o en el seno de un grupo profesional (...)

    Este otoño se presentará ante el Parlamento francés el prometido proyecto de ley sobre la economía social y solidaria. Más allá de las disposiciones generales que dibujan los contornos de su ámbito, el proyecto muestra la voluntad del Gobierno de apoyar (...)

    ¿Están dando fruto las políticas de devaluación interna impuestas a los países en dificultades? Es evidente que permiten a dichos países restablecer progresivamente su competitividad. Prueba de ello es el aumento de las exportaciones españolas. (...)

    Balance.  Se cumple un año desde la llegada al Elíseo de François Hollande y es demasiado pronto para hacer un balance, pero no impide constatar que todos los indicadores están en rojo. La economía francesa se hallaba en plena ralentización en la (...)

    El debate se intensifica, tanto en el seno de la mayoría gubernamental francesa como entre los economistas. ¿De qué sirve una política de austeridad si esta golpea hasta tal punto el crecimiento que no solo origina un aumento del paro, (...)

    François Hollande no ha parado de repetir estos últimos meses que lo más duro estaba ya a nuestras espaldas. Que la crisis del euro había sido superada. Que se habían adoptado iniciativas a escala europea para impulsar el crecimiento.

    Páginas