Sanidad

  • Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    La falta de equipos de protección, de test de detección, de respiradores y de material higiénico se está convirtiendo en un grave problema. Seguramente no hay suficientes materiales y lo fácil es pensar que ha sido una falta de previsión, pero lo interesante es entender por qué ocurre esto. Hacerlo nos permite detectar una de las múltiples fallas del sistema económico.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Llevo días preguntándome por el papel que está teniendo la red hospitalaria privada en la epidemia. Las informaciones en los medios solo hablan de sobrecarga en la red pública. Con lo que les gusta a las empresas privadas lucir sus compromisos sociales es sospechoso que no se estén dejando ver. He intentado indagar qué ocurre y he recibido alguna información de que algún hospital público ha empezado a derivar enfermos a centros privados.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Hoy hemos tenido acceso a los datos sobre afectación de la covid en las distintas áreas de salud. Como todo dato estadístico es, a la vez, útil y limitado. Sirve para dar pistas de por dónde van las cosas. En este caso vuelven a confirmar lo que hace años cuentan los especialistas en salud pública. Que la salud va por barrios, y que las desigualdades de renta y salud van de la mano.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Hoy había una convocatoria para colocar sábanas blancas en los balcones en defensa de la sanidad pública. Para una inmensa mayoría de la población, el sistema sanitario público se ha convertido en su mayor motivo de esperanza. Todo el mundo es consciente de que sin buen equipamiento sanitario, sin personas eficientes, abnegadas y, en lo posible, empáticas, estaríamos viviendo un auténtico desastre. Y nos reconforta saber que, a pesar de las limitaciones, esto es así.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Hay prisas para levantar el confinamiento. Razones hay muchas, aunque parece que para muchos políticos conservadores la única sea lo que ellos llaman “economía”. En esto están de acuerdo una larga colección de impresentables que gobiernan desde grandes imperios, como Trump, a naciones importantes, como Boris Johnson y comunidades autónomas, como Díaz Ayuso. Son representantes de las castas empresariales y rentistas que gobiernan el mundo, a las que la pandemia solo les preocupa si afecta a su bolsillo y su poder. Viven aislados en grandes mansiones y confían que podrán escapar del mal que nos acecha a todos.

    Pues sí, en Barcelona se han empezado a democratizar los cuidados impulsando otra manera de organizarlos  socialmente, desde un punto de vista transformador. Y se hace tras haber incorporado los aprendizajes de la economía feminista.

    Doncs sí, a Barcelona s’ha començat a “democratitzar” la cura impulsant una altra manera d’organitzar-la socialment, des d’un punt de vista transformador. I es fa després d’haver incorporat els aprenentatges de l’economia feminista.

    Pues sí, en Barcelona se han empezado a democratizar los cuidados impulsando otra manera de organizarlos  socialmente, desde un punto de vista transformador. Y se hace tras haber incorporado los aprendizajes de la economía feminista.

    Las políticas prespuestarias restrictivas han sumido a Francia y a Europa en la recesión. Haría falta un cambio de política desde ahora mismo, porque el tiempo apremia. Sin embargo, hay margen para mejorar en lo que gasta el sector público.

    Este libro es casi un Trivial sobre un virus tan poco trivial como el SARS-CoV-2.

    Páginas