Indicadores

  • Entre el año 2008, que marcó el inicio de la crisis, y 2018, la población experimentó cambios importantes en Europa. Resulta llamativa la disminución de personas de 20 a 29 años en los países que más sufrieron la crisis: España, Grecia, Portugal e Irlanda. 

    Los países de la Unión Europea tienen realidades sociales, demográficas, económicas y laborales distintas. Aun así, los datos comparados sobre la influencia de  las políticas activas de empleo sobre el mercado de trabajo permiten concluir que la gestión de estas políticas en España logra resultados peores que otros países de la UE. 

    Es el porcentaje de profesionales autónomos jóvenes y con baja formación que inician un negocio por cuenta propia por no disponer de otras opciones, según el Banco de España. 

    Hay quien dice que el compromiso religioso de la sociedad se desinfla aún más por la obligatoriedad de pagar impuestos en favor de la Iglesia. El estudio realizado por Pew Research Center (PRC) en 15 países de Europa occidental, mayoritariamente de fe cristiana, desbarata esa idea. 

    Portugal y Bulgaria son los dos países donde más disminuyeron las emisiones de dióxido de carbono (CO2) durante 2018, según los datos de Eurostat de mayo. España también logró disminuir las emisiones (el 3,2%) pese a mantener el crecimiento macroeconómico. 

    La iniciativas para incrementar la proporción de mujeres en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) cosechan progresos muy lentamente. En la Unión Europea, la cantidad de mujeres expertas en las TIC asciende a 1,47 millones, de un total de 8,87 millones de profesionales de esta especialidad.

    La actividad inmobiliaria se ha ido recuperando desde 2014, tras el gran batacazo de 2008. Pero la evolución de los precios está siendo muy desigual según la comunidad autónoma. Para comprender qué sucede en el mercado de la vivienda, ayuda este mapa indicativo de cómo se han comportado los precios desde el mínimo de la crisis. 

    En la Unión Europea repuntó en 2018 la proporción de quienes creen que lo peor está por llegar, en términos de impacto de la crisis sobre el empleo. España es el octavo país de los Veintiocho donde es más elevada la proporción de la ciudadanía convencida de que van a venir peores tiempos, frente a quienes creen que lo peor ya ha pasado.

    Es el peso que como mínimo tienen en la economía las 4.193 horas de 1,4 millones de personas no profesionales, y puede llegar al 4,6% según la metodología aplicada. En dinero, entre 23.065 millones de euros y 50.160, según Funcas, que se basa en datos y encuestas de 2008. 

    China es el país que más dinero invierte en energías limpias, pese a que la cuantía  que les destinó el año pasado retrocedió un 32%, debido a la bajada de costes de la tecnología solar y a un cambio de política en las ayudas a la fotovoltaica.

    Páginas