Ayudas

  • El temor a que una oleada de quiebras frene la recuperación lleva al Gobierno proporcionar ayudas directas a los negocios más castigados por la pandemia.

    Rafaela Pimentel (Baní, República Dominicana, 1960) lleva toda su vida batallando por los derechos de las mujeres, y en particular de las trabajadoras del hogar y los cuidados. Llegó a España en 1992 para recoger a su hijo, que estaba con su padre. Le robaron el dinero y se quedó para trabajar y devolver préstamos. Empezó como tantas otras: sin papeles. Hasta que una primera familia le hizo un contrato. Ha trabajado duro en Territorio Doméstico. En octubre impulsó el sindicato de su gremio, Sintrahocu. Su hijo ha dirigido un documental sobre el colectivo.

    Las aseguradoras ofrecen protección, pero también gestionan miles de millones. ¿Serán el salvavidas de la banca o una palanca de transformación social?

    Coordina: 
    Pere Rusiñol
    Colabora: 
    Jordi García Jané
    Aitziber Mugarra
    Sergi Salavert
    Jordi Via Llop
    Ilustración: 
    Andrea Bosch
    Por (Director fundador y editorialista de Alternativas Económicas)
    Enero 2021

    En el momento de escribir estas líneas, la mayor parte de ciudadanos vuelven a estremecerse ante la virulencia de la tercera ola de la pandemia de covid-19. La enfermedad ha contagiado a casi 100 millones de personas y ha causado más de dos millones de muertos en todo el mundo. EE UU encabeza la lista de países por víctimas mortales con más de 400.000 personas, mientras que España aparece en el décimo lugar del ranking mundial en cifras absolutas con más de 55.000 fallecidos, pero en un inaceptable cuarto puesto en términos relativos (116 por 100.000 habitantes), después de Reino Unido, Italia y EE UU.

    Es preciso cambiar las estructuras productivas que generan tantos empleos de usar y tirar entre los jóvenes.

    El Gobierno aparca la subida de impuestos y busca apoyos a unas cuenta públicas que  ayuden a reactivar la economía.

    ¿Un fondo de capitalización para cada persona trabajadora que pague un eventual despido, sirva para formación y, si algo queda, se use como complemento de la jubilación? El modelo austriaco resucita en España durante la pandemia sin consenso político ni social.

    Los gobiernos europeos se han apresurado a apoyar a las empresas facilitando préstamos, pagos de cotizaciones o ayudas, según los casos. Se habla mucho de endeudamiento público, pero el privado es más elevado aún, salvo en Grecia e Italia. Irlanda, el caso más grave, digiere aún la crisis financiera. Las compañías menos endeudadas tendrán mayor capacidad de encajar el golpe. 

    Por (Fallecido el pasado 3 de agosto, fue editorialista de Alternatives Économiques y presidente de la cooperativa)
    Septiembre 2020

    El euro anda a la pata coja desde su comienzo. Aunque se ha confiado la política monetaria a una institución federal (el Banco Central Europeo) encargada de garantizar no solo la estabilidad de los precios, sino también la permanencia de la moneda única, la segunda pata de toda política económica —la política presupuestaria— ha seguido siendo responsabilidad de los Estados miembros bajo el control del pacto de estabilidad, coordinación y gobernanza adoptado en 2012.

    Por (Director fundador y editorialista de Alternativas Económicas)
    Julio 2020

    La pandemia ha cambiado radicalmente el mundo en solo cuatro meses.  A finales de junio el número de contagiados por coronavirus superaba los 10 millones de personas y los fallecidos se aproximaban al medio millón, según la Universidad Johns Hopkins. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que el parón económico ha destruido 365 millones de empleos en el planeta.

    Páginas