Contaminación

  • El agua embotellada no sólo genera residuos, sino que no es mejor para la salud. Hoy en  España se consumen cada año cerca de 18.000 millones de envases de un solo uso para agua, cervezas, zumos y refrescos, que representan 1.100.000 toneladas de plástico, brik, metales y vidrio. El agua de grifo es casi gratis y es también la mejor opción, además de los zumos naturales.

    Los ordenadores no son precisamente productos respetuosos con el medio ambiente. Consumen mucha energía, contienen materiales tóxicos y su precio de segunda mano suele ser escaso. Lo bueno es que pueden reciclarse junto a sus accessorios más habituales, entre ellos los cartuchos de tinta o las baterías. Usarlos de manera responsable es fácil si se siguen las recomendaciones de los expertos.

    Reciclar una tonelada de papel de periódico ahorra aproximadamente una tonelada de madera, cantidad que aumenta si se trata de otro tipo de papel. Cada español consume una media de 50 kilos de papel al año en su lugar de trabajo, de los cuales la mitad acaba en el vertedero. Por ello no hay mejor lugar que la oficina para reciclar el papel utilizado.  

    Cada vez más viajeros tienen en cuenta el impacto de sus desplazamientos en el medio ambiente. La preocupación por el planeta también se va integrando, poco a poco, en todo tipo de manifestaciones culturales.

    El turismo es una de las mayores industrias del mundo en cuanto a volumen de negocio y también una de las que más impacto tienen en el medio ambiente. Unos 250 millones de personas trabajan en el sector, que supone el 11% del PIB mundial. Los viajeros llegan hoy prácticamente a cualquier (...)

    El uso de la bicicleta en España es aún minoritario si se compara con el de los países del norte de Europa, pero la tendencia está cambiando. Muchos ciudadanos han renunciado al coche en propiedad y, cuando necesitan uno para desplazarse por la ciudad, recurren a los servicios de alquiler por horas. En la carretera, la opción en alza es compartir. Son prácticas más económicas y también más sostenibles.

    El turismo de masas tiene un fuerte impacto económico, social y medioambiental en las zonas de destino. Viajar de manera respetuosa con el entorno es posible si se adoptan una serie de medidas antes y durante el viaje. El objetivo es que el viajero disfrute de su experiencia y al mismo tiempo beneficie a la población de las zonas que visita, pensando siempre en la naturaleza y las futuras generaciones.

    Hasta The Wall Street Journal lo reconoce: la inversión con criterios de sostenibilidad ha dejado de ser sólo un reclamo del activismo ecologista y ya es también una magnífica oportunidad de negocio.  “El año 2015 puede muy bien haber sido el año en que la inversión sostenible se ha convertido en (...)

    Lo mejor para moverse sin contribuir a la contaminación es... quedarse quieto y, si no hay más remedio, desplazarse a pie o en bici. ¡Es fácil decirlo! La movilidad sostenible es un reto muy complejo, pasto de grandes 

    Lo mejor sería, simplemente, quedarse quieto. Trabajar cerca de casa o abonarse al teletrabajo. O no basar nuestras apuestas de ocio en desplazamientos continuos... ¡especialmente los desplazamientos de fin de semana en avión! La vida sostenible pasa por una movilidad sostenible, y eso significa (...)

    Páginas