Cartas de lectores

  • En el Palacio de Westminster se encuentra este escudo diseñado por los hijos de la diputada laborista Jo Cox. Las cuatro rosas representan a Jo, su marido, su hijo Cuillin y su hija Lejla. Las rosas blancas simbolizan Yorkshire y las rojas, el Partido Laborista.

    La tesis dominante de que Hillary Clinton era la representante de las élites, mientras que Donald Trump era el candidato de los pobres y de la clase obrera no se sustenta en hechos. El 60% de los votantes de Trump se encontraba entre las rentas más altas del país y tan solo el 25% pertenecía a los blancos no hispanos cuyos ingresos eran inferiores a la media.

    Desde que en 1988 Julio Llamazares publicara la ya icónica Lluvia amarilla, la cuestión de la despoblación rural en nuestro país ha ido lenta pero inexorablemente ganando actualidad, casi al mismo ritmo que lo hacía la propia despoblación.

    Hoy he recibido el número 48 de la revista y al leer el artículo “Venezuela pone a prueba la democracia” me he sentido un tanto contrariado por el mismo. Lamento tener que decir que se trata de un ejercicio de populismo que no casa en absoluto con el estilo de la revista. Déjeme señalarle que soy (...)

    Acabo de leer el número 48 de la revista y quiero daros mi enhorabuena porque —así lo he sentido— me encontré con un número que responde a las expectativas que imaginé que se cumplirían cuando, en una de las reuniones preparatorias para la fundación de la asociación Economistas Frente a la (...)

    Quisiera hacer una crítica constructiva a un artículo del número 48. Cuando se analizan asuntos de contaminación es común ver en cualquier medio de comunicación esas grandes torres de refrigeración de ciertas instalaciones industriales. Aunque lo que lanzan las torres a la atmósfera (...)

    Así, de la misma forma en que funcionaban aquella pareja de patosos profesionales, se ha comportado la Administración española, primero la del PSOE y después, con fatal ignorancia, la del PP de Mariano Rajoy, en el caso de la energía termosolar.

    Hay dos cosas que no se pueden esconder y que siempre acaban encontrando la rendija por la que mostrarse. Una es el humo; la otra, el dinero. Siguiendo este elemental, pedestre e infalible principio —físico, en el primer caso, fruto de la soberbia y la irreprimible ansia de aparentar en (...)

    Acabo de recibir el último número de la revista, cuyo editorial, “Una banca insostenible”, reitera la atención preferente que la revista viene dedicando a las prácticas bancarias que los tribunales caracterizan como abusivas.

    El capitalismo, según Florentino Pérez: socializar pérdidas, privatizar ganancias. Este podría ser el título del análisis del proceder en algunos de sus negocios del eminente empresario y conocido futbolero. El liberalismo que se le supone a todo capitalista que se precie se deja a un lado y, sin rubor, cuando (...)

    Páginas