Abril

  • Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Hace unos días aceptamos la orden gubernamental de aislarnos. Nos adentramos en una experiencia nueva, excepto para religiosos, que no sabemos ni cuándo ni cómo acabará. Vivimos en un mundo de incertidumbre y pensamos que quienes están al mando tienen un plan claro del camino a seguir.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    En el mar de incertidumbres en el que estamos, hay algo sobre lo que podemos estar bastante seguros: el aumento de la deuda. Especialmente, de la deuda pública generada por una caída de ingresos fiscales y un aumento del gasto público. Es totalmente necesario para impedir que la tragedia se convierta en catástrofe. Endeudarse es, de momento, la única opción realista. Lo malo es que después hay que ver cómo se paga.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Llevamos días encerrados. Al principio, resignados, con ánimo solidario y espíritu cívico. Pero el paso del tiempo todo lo deteriora y más sin saber ni cuándo acabará ni qué vendrá después. No todo el mundo tiene ni los mismos medios materiales, culturales, sociales ni psicológicos para encarar la situación. Ya empiezan a aparecer informes que hablan de problemas psicológicos. Y uno de los males que acabará por aparecer es la ira.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Aun por esperada, la caída de los cotizantes a la Seguridad Social nos da una magnitud de la tragedia. Sobre todo porque no se trata de personas a las que se ha aplicado un ERTE y, por tanto, van a cobrar una modesta pensión mientras dure el confinamiento, sino que lisa y llanamente se han quedado sin contrato. Muchos no cobrarán nada, a menos que se ponga en marcha otro tipo de subsidios, porque no tendrán el tiempo de cotización requerido para cobrar el desempleo. 

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Hay un gran movimiento sobre la tragedia de las residencias. Desamparo, falta de medios, desinformación, contaminación... Es una suma de problemas que se abaten sobre unas personas en estado precario de salud, víctimas propiciatorias del virus.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Viajar, ir de vacaciones, de fin de semana, es una de las actividades con más atractivo social. El primer día que pasé por el banco tras mi jubilación, el director me preguntó si había planificado hacer unos cuantos viajes. Es lo habitual entre la gente que tiene unos ingresos por encima de la subsistencia. Los pobres no viajan. A lo sumo vuelven de vez en cuando a su pueblo o país de origen. 

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Hoy había una convocatoria para colocar sábanas blancas en los balcones en defensa de la sanidad pública. Para una inmensa mayoría de la población, el sistema sanitario público se ha convertido en su mayor motivo de esperanza. Todo el mundo es consciente de que sin buen equipamiento sanitario, sin personas eficientes, abnegadas y, en lo posible, empáticas, estaríamos viviendo un auténtico desastre. Y nos reconforta saber que, a pesar de las limitaciones, esto es así.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Los pasaportes han transformado la política de los países ricos. En tiempos en los que las fronteras se han abierto a los movimientos de mercancías y capitales, las fronteras se han cerrado para las personas sin dinero. Los extranjeros pobres provenientes de países extracomunitarios son vistos como un peligro. Sobre el miedo al extranjero se ha centrado el crecimiento de la extrema derecha. Y este supuesto del peligro de ser invadidos ha servido para justificar políticas inhumanas, como el encarcelamiento en CIES, la brutal acción militar en el Mediterráneo, el trato indecoroso a los demandantes de asilo o de papeles. Son políticas que han tenido su complemento social en prácticas xenófobas y racistas.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Hay casi certeza de que el curso escolar está perdido y que los niños no volverán a la escuela hasta septiembre. Otra de las desgracias que ahora no se discuten porque el tema sanitario pasa por delante.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Esta semana hemos asistido al rifirrafe europeo para decidir qué tipo de ayuda se concede a los países que van a tener que endeudarse para hacer frente a la crisis sanitaria y sus efectos económicos. Al final la noticia es que se dota un fondo de 540.000 millones de euros. Para alguien no ducho en economía o en cuestiones comunitarias el debate puede resultar esotérico. Si al final llega el dinero, qué más da. Pero la cuestión es más importante de lo que puede parecer a simple vista.

    Páginas