Mayo

  • Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Una jornada devaluada desde hace tiempo. Empezó a hacerlo el franquismo al inventarse lo del San José Obrero para despistar. Quizás sería preferible que no fuera festivo, como el 8 de marzo, que acaba siendo una jornada verdaderamente reivindicativa.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Una de las justificaciones más utilizadas de las desigualdades salariales es la productividad. Cobra más quien es más productivo. A los estudiantes de Económicas se les inculca esta idea, pero su base real es más que discutible. Lo es el propio concepto de productividad. La pretendida ciencia económica suele utilizar conceptos vagos que no sirven para trabajar con precisión. Hicks, un importante economista neoclásico, llegó a decir que si para un empresario alguien resultaba molesto (o sea, un o una sindicalista demasiado reivindicativo), esto se tenía que considerar menos productivo. Si un pope utiliza los conceptos con tanta manga ancha podemos temer lo peor de sus discípulos.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Llevamos meses adictos a las pantallas. En este confinamiento las pantallas y las telecomunicaciones nos han ayudado a pasar el tiempo y nos han permitido mantener un cierto nivel de relación con gente que estaba lejos.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Hoy he salido a pasear por primera vez en casi dos meses. Confinado en el radio de 1 km. Lo peor del paseo es saber que durante unos días el paisaje será siempre el mismo, un paisaje cotidiano, conocido. Aunque hoy era diferente. La gente con mascarillas da un cierto tono irreal, de distopía, de película de ciencia ficción de mundos indeseables. Hay miedo. En teoría, el enemigo es un virus invisible, pero en la práctica el miedo es al vecino, al potencial portador del mal.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Durante el confinamiento las calles han estado vacías. Ahora vuelven a llenarse. Y reencontramos un permanente conflicto por el uso del espacio.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    En tiempos de pandemias proliferan las teorías conspirativas. Las tenemos de todos los colores para consumo de los diferentes bandos. La gente de derechas se apunta a la tesis de Trump de que el virus ha sido una faena china para hundir al imperio del bien. Los chinos sugirieron la tesis contraria: una manipulación norteamericana para hundir el avance tecnológico chino. Se la creen algunos amigos de izquierda con cultura de Tercera Internacional, la que reducía toda la geopolítica a una peli de buenos y malos. Y hasta corre una visión centrista de que todo ha sido un escape involuntario de un centro de investigación.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Un neologismo que cada cual entiende a su manera. El sueño mayoritario es volver a hacer cuanto antes lo que hacíamos a principios de marzo. O, sobre todo, algunas de las cosas que más nos gustaban. 

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Comer es la necesidad más esencial de todo ser vivo. Nuestra propia historia humana ha estado marcada por la forma de proveernos de alimentos. El núcleo de la revolución neolítica consistió en transformar el proceso de provisión de comida de una actividad azarosa —recolección, caza y pesca— a otra más controlada: agricultura y ganadería. Pasamos de ser buscadores de setas a hortelanos. Este fue el punto de despegue de la especie humana. Y aunque ahora a veces lo olvidamos, la comida ha seguido constituyendo uno de los ejes de nuestra vida real.

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Cada año por estas fechas mucha gente está enganchada al momento culminante de las grandes competiciones deportivas. 

    Por (Economista y profesor de la UAB)
    Diciembre 2020

    Hay prisas para levantar el confinamiento. Razones hay muchas, aunque parece que para muchos políticos conservadores la única sea lo que ellos llaman “economía”. En esto están de acuerdo una larga colección de impresentables que gobiernan desde grandes imperios, como Trump, a naciones importantes, como Boris Johnson y comunidades autónomas, como Díaz Ayuso. Son representantes de las castas empresariales y rentistas que gobiernan el mundo, a las que la pandemia solo les preocupa si afecta a su bolsillo y su poder. Viven aislados en grandes mansiones y confían que podrán escapar del mal que nos acecha a todos.

    Páginas